Alteración proteica vinculada con el deterioro neuronal en la…

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Barcelona afirma que las alteraciones en los niveles de la proteína lamina B1 contribuyen a la degeneración de diferentes poblaciones neuronales cerebrales en la enfermedad de Huntington. 

Las alteraciones proteínicas de la familia de las láminas provocan varias enfermedades, conocidas como laminopatías, como la progeria o el envejecimiento precoz. Cambios en la proteína lamina B1 son producto de mutaciones en el gen de la huntingtina, cuya patología presenta movimientos involuntarios, déficit cognitivo y trastornos psiquiátricos, y la cual aún no tiene cura. 

El aumento del nivel de lamina B1 generan la leucodistrofia autosómica dominante, la cual presenta un déficit motor y cognitivo y desmielinización en el sistema nervioso central (aunque los investigadores analizaron el impacto de estas alteraciones en la enfermedad de Huntington). Administrando ácido betulínico a los ratones, un fármaco que puede restaurar parcialmente los niveles de lamina B1, se observó la normalización de los niveles de esta proteína en el núcleo de poblaciones neuronales mitigaban disfunciones motoras y cognitivas en animales. 

Publicado en la revista EMBO Molecular Medicine, los resultados pueden dar origen a nuevas vías terapéuticas para el tratamiento de esta enfermedad, ya que investigaciones muestran que la normalización farmacológica de los niveles de lamina B1 mejora los síntomas cognitivos. 

Los resultados del estudio muestran que el aumento del nivel de lamina B1 contribuye a la alteración de la función nuclear de neuronas específicas en el cerebro en la enfermedad de Huntington. Ahora los investigadores se cuestionan si esta alteración pudiera estar implicada en la degeneración neuronal de otras enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson, arrojan luz sobre el diseño de nuevos fármacos para tratar una enfermedad que aún no tiene cura y podría tener implicaciones en la identificación de nuevos biomarcadores de la enfermedad. 

Nueva terapia génica en ensayo clínico para combatir la enfermedad de Pompe.

 La enfermedad de Pompe es un trastorno genético hereditario causado por una deficiencia de alfa-glucosidasa ácida que conduce a la acumulación de glucógeno en los liosomas, que luego causan daño celular en varios tejidos, particularmente en el corazón, los músculos, el hígado y el sistema nervioso. En los pacientes que viven con la enfermedad de Pompe de inicio tardío, el sistema respiratorio y la movilidad son con mayor frecuencia los más afectados por la enfermedad. 

Utilizando tecnologías desarrolladas en Genethon, una compañía farmacéutica con base en Holanda, la empresa Spark Therapeutics ha anunciado el inicio de los ensayos clínicos de SPK-300, un medicamento enfocado al tratamiento de la enfermedad de Pompe. 

SPK-3006 es un transgén que integra tecnologías diseñadas y con licencia de Genethon, en donde la prueba de concepto in vivo en modelos preclínicos se ha mostrado exitoso. En modelos de ratón ya han ayudado a corregir la acumulación de glucógeno en los músculos y el sistema nervioso. 

El propósito del estudio es evaluar la seguridad, tolerabilidad y eficacia de una única infusión intravenosa de SPK-3006 en adultos con enfermedad de Pompe clínicamente moderada y de inicio tardío que reciben terapia de reemplazo enzimático. El estudio se está llevando a cabo primero en centros de EE. UU. y se planea continuar en Europa. 

El medicamento es un paso importante en el tratamiento de la enfermedad de Pompe para el que actualmente existen pocas opciones terapéuticas. El estudio planea reclutar y tratar a unos veinte pacientes y está programado para finalizar en octubre de 2023.