Mujeres pueden quemar grasa más fácil que los hombres.

 Investigadores de la Universidad de Bath en Inglaterra reportan que las mujeres que están en forma y saludables tienden a quemar más grasa cuando hacen ejercicio que los hombres. En una primera investigación, realizada por un equipo de nutricionistas deportivos, han demostrado cómo, para los atletas de resistencia que compiten en eventos de distancia, las reservas de carbohidratos del cuerpo se agotan rápidamente cuando hacen ejercicio. Esto significa que la capacidad de los atletas para aprovechar sus reservas de grasa para alimentarlos se vuelve esencial para su rendimiento. 

Este primer estudio, publicado en la Revista Internacional de Nutrición Deportiva y Medicina del Ejercicio, involucró a 73 adultos sanos de 19 a 63 años, 41 hombres y 32 mujeres. El estudio solicitó a los participantes que realizaran una prueba de ciclismo y midieran los indicadores clave, probando el estilo de vida y los factores biológicos para una quema de grasa óptima. Sus resultados encontraron que las mujeres, especialmente las que estaban en mejor forma física, en todos los rangos de edad, quemaron grasa de manera más eficiente al hacer ejercicio. 

La investigación más reciente, publicado en la revista Experimental Physiology y realizado por la Universidad de Bath, exploró los factores moleculares en nuestros músculos y tejido graso determinan cómo se quema la grasa. Este experimento revisó los factores moleculares en los músculos y el tejido graso que determinan la forma en que quemamos grasa. Los resultados mostraron que las proteínas musculares involucradas en la descomposición de la grasa almacenada en ácidos grasos más pequeños se asociaron consistentemente con una mayor capacidad para quemar grasa. Sin embargo, los factores moleculares explorados no explicaron por qué las mujeres quemaron más grasa que los hombres. 

“Las mujeres suelen tener una mayor dependencia de la grasa como fuente de combustible durante el ejercicio que los hombres”, dijo el autor principal de los dos artículos, Ollie Chrzanowski-Smith del departamento de salud de Bath. “Comprender los mecanismos detrás de estas diferencias sexuales en el uso de combustible puede ayudar a explicar por qué ser mujer parece conferir una ventaja metabólica para la sensibilidad a la insulina, un marcador importante de la salud metabólica”. 

El control del peso tiene que ver principalmente con el equilibrio energético, por lo que para perder peso necesitamos ingerir menos calorías de las que gastamos mediante nuestro metabolismo en reposo y la actividad física. Sin embargo, las personas con una mayor capacidad para quemar grasa como combustible parecen estar algo protegidas contra el aumento de peso en el futuro, lo que podría estar relacionado con cómo la quema de grasa afecta la ingesta de alimentos y el gasto energético.